Blog
publicado el 12 de junio, 2005
deriva en santiago

Deriva es una nueva forma de recorrer la ciudad... es lo que llaman una experiencia ''psico-geográfica''. Consiste en que una persona es aislada del mundo exterior, con una venda en los ojos y unos audífonos, y es guiada por otra persona (el lazarillo) desde un punto de la ciudad, a otro lugar completamente desconocido para el guiado. Y desde ahi, se debe retornar al punto de origen, sin ayuda, forzando a la persona a redescubrir la ciudad, a ubicarse espacialmente en un entorno desconocido.

Yo me hice partícipe de esta experiencia, y participé en una deriva por Santiago. Nos reunimos en una casona en calle Portugal, cerca de Matta. Eramos tres parejas de guiados y lazarillos. En ese lugar me vendaron los ojos y partimos. La regla decía que el lazarillo sólo podía tomarme del brazo, y yo debía dejarme llevar. Y así comenzamos el viaje: caminamos varias cuadras, tomamos el metro, luego una micro, luego un taxi... y yo todo el tiempo con los ojos vendados y con los audífonos, totalmente desenchufado del mundo. Caminando por la calle, era sentir como si uno fuera un ciego, caminando sobre una cinta infinita, sin referencia alguna. Solo se sentía que el piso avanzaba bajo mis pies... la sensación era muy extraña.

Finalmente llegamos a un lugar donde me hicieron sentarme, y debía esperar 5 minutos, mientras el lazarillo se retiraba del lugar. Luego me sacaría la venda, y desde ahí debería encontrar el camino de vuelta al punto de partida, siempre caminando, sin preguntarle nada a nadie. El lugar donde llegué fue una feria en Lo Prado, a unos 8 kilómetros del punto de partida. Aquí comienza el camino de vuelta...



0 comentarios

no hay comentarios.



nombre *

e-mail *

web

2 x 4 = *





ingeniero civil en computacion, made in beauchef... fotografo aficionado... ajedrecista y chacriento forever... cocinero en los ratos libres... ex-estudiante de arquitectura... twittero desde el 2007... pirquinero de la web... habitante de internet.